jaime roca. (old)blog

experiencias, reflexiones, opinión, y mas.

mas …

Si facebook fuera un estado sería -por número de habitantes- el tercero del mundo. Y si Internet fuera un estado, la actual movida sobre la privacidad sería una cuestión de estado.

La cuestión ya no es solo “cosa de geeks”, ya es tema de portada en  Time, y también habla de ello el WSJ de hoy. Ya no es algo que preocupa solo a quienes están metidos en el ambiente. Ya es algo que está siendo tema de conversación incluso para quinenes no creían que algo asi les afectaba.

Como usuario tengo claro que la decisión de qué información cedo y con que alcance la cedo, quiero que siga siendo mia. Es un derecho legítimo.

Pero como usuario también tengo claro que quiero seguir disfrutando de la mayoría de servicios de los que disfruto ahora sin pagar por ello.

Nos parece que en Internet casi todo es gratis, y a menudo olvidamos que en la vida casi nada es gratis. Vivimos en la economía de la atención, una economía en la que no solo el dinero tiene valor, también lo tienen la atención y la información. Para muchos de nosotros el conflicto no está en ceder la información, está en que se nos arrebate el control sobre esa cesión. Y facebook está (y lo ha estado mucho mas) lleno de fisuras por donde ese control es arrebatado a los usuarios, desde las galletas de la tontuna a los tests de varios tipos.

Ya lo he dicho otras veces, soy partidario de la sociedad de la transparencia, elegida, no impuesta. Claro que deposito mis datos en la Red, pero nadie es quien para apoderarse ellos y junto con los de millones de otros usuarios, sean usados como moneda de cambio.

Si de toda esta movida arranca un debate que nos permita llegar a un punto de entendimiento … bien !

Archivado en: 2.0, atencion, facebook, privacidad, vida digital

panopticlick

En estos días en que es inevitable tropezarse con comentarios sobre el problema de la privacidad y facebook, parece que hay una cierta hipersensibilidad en torno a eso, a la privacidad de los datos. Y es esperable leer entradas de blog sobre la privacidad, mas alla de facebook.

He leido esta mañana una entrada en ALT1040 sobre la huella digital que mi navegador va dejando por los lugares que visito con él. Nada que me sorprenda, soy consciente de que la huella digital que la mayoría de usuarios activos vamos dejando tiene bajos niveles de coincidencia, pero me ha gustado ver y testear la herramienta panopticlick, de la Electronic Frontier Foundation, para medir mi huella digital. Y ‘descubrir’ que asi como mi navegador habitual deja una huella de amplio espectro, otro navegador que apenas uso es extremadamente tacaño en datos. Interesante.

Archivado en: privacidad, seguridad en Internet, vida digital

el nuevo default

Mas de lo mismo, pero es lo que hay. Y me sumo. A las voces críticas que expresan (expresamos) el descontento que se está extendiendo por la base de usuarios de facebook.

No me parece mal (creo) que facebook pretenda convertirse en el sistema operativo de la sociedad, o que esté trabajando intensamente para desarrollar su(s) modelo(s) de negocio. Lo que me parece mal es la falta de consideración con que trata al usuario. Incluso a la carne picada se la trata con mas cuidado y respeto. Cada vez que modifican los procedimientos para gestionar la privacidad de la información de los usuarios se pierde algo en funcionalidad y usabilidad. O por decirlo mas exactamente, incrementan la dificultad si lo que queremos en una privacidad que muchos consideramos razonable.

El nuevo default en el universo facebook es el ‘todo público’. Los perfiles quedan de manera predeterminada accesibles a amigos y extraños. Si te avienes a actualizar el formato de página de tu perfil, en el momento del cambio se pierde tu anterior configuración de privacidad.

Es cierto que, como dicen ellos, todo sigue siendo configurable. O casi todo. Pero a cada cambio, la configuración por parte del usuario se hace mas compleja y las opciones están menos accesibles

Mención aparte merece el trasvase de datos entre facebook y otras aplicaciones. No digo que esto sea siempre malo, digo que no me parece lícito que esto se haga a espaldas del usuario y arrebatandole el legítimo derecho a que sea él, el usuario, quien decida que datos quiere compartir y que datos quiere mantener en privado.

A todo esto hay que sumar los problemas de seguridad que últimamente ha tenido FB, que van siendo mas frecuentes con el tiempo

Personalmente soy partidario de la sociedad de la transparencia, pero elegida, no impuesta. No voy a irme (a corto plazo) de FB, pero seguiré como usuario de baja intensidad, y desde luego seguiré sin autorizar acceso a ninguna aplicación de las asociadas con FB.

Crecen las críticas, los comentarios negativos y el descontento general con la conducta de FB. Para el 31 de mayo hay convocada una acción -puramente testimonial- de abandono msivo de la página. por otra parte MySpace está acelerando sus trabajos para hacer mas fácil a sus usuarios la gestión de la privacidad en su página. Casi todo tiene un punto de inflexión, tal vez FB está enfilando hacia el suyo.

¿Para cuando las redes sociales open source? Habrá que estar al tanto del despegue y la evolución de diaspora.

Archivado en: facebook, redes sociales

La conversación sigue

Siguiendo con la conversación, y al hilo del viral que Greenpeace lanzó hace unos dias sobre Nestlé, su KitKat, el aceite de palma, del que ayer hable, hoy leo en news.cnet.com este comentario sobre la repercusión que la difusión de este viral está teniendo en gran parte de la Red.

Twitter y Facebook recogen parte de esta explosión de opiniones, generalmente en contra de estos hechos y poco en defensa de la marca. En la página de fans en facebook hay un auténtico torrente de comentarios, en twitter también con varios hashtags, aunque en twitter por la propia naturaleza del medio la permanencia de los comentario es mas efímera. Además hay otra cuestión: crear una página de fans es facilisimo y demostrar derecho a usar la marca o nombre comercial es -en el caso de facebook, un proceso muy débil

Obviamente este tipo de hechos dejan bien patente la necesidad de estar en la conversación, pero no solo eso, también es necesario que las empresas estén preparadas para gestionar este tipo de crisis, que se las conoce como crisis de reputación online. En mi opinión no es una denominación afortunada, pero es la que está en uso para estos casos.

Lanzar un viral es gratis, el uso de las redes sociales es gratis, la propagación de este tipo de noticias, comentarios o rumores acostumbra a ser rápida y genera mucho eco. Esta vez ha sido Greenpeace explicando un hecho, que además parece que disparó una decisión fulminante por parte de Nestlé de prescindir del proveedor implicado en los hechos. Pero -casi- cualquier organización puede hacer algo parecido, y que lo haga con hechos o que lo haga con opiniones es secundario a efectos de la eficacia del ataque.

Construir un posicionamiento es caro, lento y laborioso, pero una tormenta de este tipo puede tirar por la borda un considerable presupuesto y meses -o años- de esfuerzo. Me hace pensar.

Archivado en: 2.0, empresas, facebook, sociedad, twitter

La conversación

Hoy he leido dos noticias que me parece que son un buen indicio de que el mundo corporativo va asumiendo la necesidad de estar en la conversación.

A mediodia leo sobre la reacción de Nestlé ante un viral que Geenpeace distribuyó informando del coste no sostenible en que incurría unn proveedor de materia para la producción de KitKat.

Hace un par de horas leo que el consejero delegado de BA se disculpa ante los pasajeros en vídeo de Youtube por las repercusiones que para sus pasajeros (sus clientes) está teniendo la huelga que afecta a la compañía.

Supongo que cada dia, hechos como estos irán siendo menos excepcionales y mas cotidianos. Esto es la conversación, y me parece buena cosa que las compañías -no importa lo grandes que sean- vayan entrando en ella.

Archivado en: 2.0, economia, empresas, sociedad

Las redes sociales ¿paraiso de las inteligencias?

En ALT1040 leo El FBI usa perfiles falsos en las redes sociales para encontrar criminales.

De manera mas o menos regular es fácil encontrar en periódicos y blogs noticias -casi siempre escandalizantes- sobre el asunto.

Creo que no debería extrañarnos. La vida de siempre se está replicando en Internet, y aquellos elementos que han venido siendo utilizados para un funcionamiento mas o menos normal forman parte de esa réplica. Y yo no llamaría a eso ‘perfiles falsos’, mas bien perfiles de incognito. ¿llamarías ciudadano falso a un agente que en el lado presencial de la sociedad va de paisano para hacer su trabajo? Es mas, teniendo en cuenta que Internet proporciona al individuo que tiene intención de hacer daño, una capa de impunidad mas usable que la que generalmente hay en el lado presencial, veo lógica esa respuesta. Y otras.

Es cierto que ese proceso de replicación (o de traslado) hacia el lado digital va a distintas velocidades, y por lo tanto veo comprensible que haya quien lo asuma de manera natural y haya quien se escandalice ante ese tipo de noticias, pero si -también- estamos trasladando a Internet zonas de conflicto, es lógico que traslademos -o implementemos- las respuestas adecuadas.

Archivado en: redes sociales, seguridad en Internet, sociedad

@taxioviedo

Es que me cuesta creerlo, pero está ahí.

Todo ha empezado al leer un tweet de @edans que reproduzco: “edans Recién llegado a Asturias, y recién recogido por @taxioviedo 🙂“. Le doy y aparece la página de twitter de @taxioviedo, con mas de mil usuarios a cada lado, y con esta “Bio CONTRATA TU TAXI POR MD No hago cosas extraordinarias sino cosas ordinarias de forma extraordinaria Mail: contacta@taxioviedo.com tlfo615980000“.  Con un click vas de su twitter a su página, y con otro, de esta a su blog. Después miro el fondo de su pagina (la de twitter) y como el tio ha creado el fondo con twilk veo un montón de caras conocidas.

El límite está en la imaginación, es cierto, aqui y en todas partes. Y a veces uno encuentra historias como esta en lugares por los que no empezaría una búsqueda para hallarlas.

Enhorabuena, @taxioviedo.

Archivado en: 2.0, twitter, vida digital

Relaciones digitales

Hoy he leido un tweet en el que se pregunta “¿Aceptáis/Invitáis a gente que no conocéis de NADA en LinkedIN, FB, etc?“. Mi respuesta es: “si se dan ciertas condiciones, naturalmente que si.”. Y con ciertas circunstancias me refiero a cosas como: si tenemos amigos comunes, si compartimos areas de intereses profesionales, si coincidimos en algunos eventos presenciales, etc. Y si está en redes sociales seguro que tiene un rastro, y que habla de la persona. Ese cúmulo de cosas construyen un pseusoperfil -instintivo, claro- que te hace ver rápidamente si si o si no. Y tampoco es que sea necesario un gran rigor de selección, hablamos de redes sociales, donde lo relevante no es si eres o no contacto de alguien, lo relevante la relación que se va tejiendo a partir de. Con los distintos niveles de cercanía con que uno gestiona esas relaciones digitales.

No soy nada partidario del criterio “solo acepto a personas que conozco”, creo que eso vulnera la misma esencia de las redes sociales, que creo que para lo que mas sirven es para conocer personas interesantes con quienes se comparte algo. Y que por otros medios es bastante difícil coincidir y conocerlas. Estén donde estén. Para mi las redes sociales no son un espejo de lo que ya existe en mi vida basada en el contacto presencial. Esto no significa que acepte todas las peticiones ni que vaya pidiendo vínculo a diestro y siniestro, casi siempre se dan algunas de esas condiciones, casi siemnpre.

Tengo claro que de haber actuado con criterio restringido en el universo digital me hubiera perdido el conocer a personas con quienes actualmente comparto verdadera amistad.

Archivado en: redes sociales, vida digital

Limpiar la reputación en Internet puede costar hasta 50.000 euros

Hace unos días leía en EcoDiario una entrada en la que se afirma que limpiar la reputación en Internet puede salir por unos cincuenta mil euros.

Estamos en tiempos en que conceptos como branding, reputación online, identidad digital, visibilidad, relevancia, etc etc, son valores indiscutibles. O casi indiscutidos.

A veces, toda esta movida puede llegar a transmitir la falsa impresión de que en Internet, paracer puede llegar a ser mas importante que ser, que importa mas lo que pareces que lo que eres.

Si el camino por el que andamos es el que se desprende del artículo de marras, pues apañados vamos.

No puedo entender que se le llame ‘limpiar la reputación’ a algo tan […] como tapar la basura a base de nuevos vertidos, pero sin ser capaces de hacerla desaparecer.

Si existe una secuencia -facilmente implementable- para ensuciar una reputación y posteriormente para reducir esa capa de suciedad, esa secuencia es traducible a dinero (50.000 euros, por decir algo leido) y todo el proceso se puede ejecutar desde un teclado, con riesgo bajo, a distancia, en un marco de casi impunidad propiciado por un vació legal también casi absoluto, pues que cada uno saque sus propias conclusiones.

En mi opinión limpiar la reputación es otra cosa. Otra cosa que no es factible -salvo casos extremos- en el marco actual, en el que la mayoría de las veces no pasa nada, pase lo que pase, y algunas veces la sorpresa y el estupor salta a las páginas de los navegadores, como ocurrió con la sentencia a personal de Google en Italia.

A menudo en twitter leo en 140 caracteres un argumento de queja, seguido de los hashtags #marca (la que sea) y #reputationdown. Hace no muchos días Palmira reproducía un post en el que se comentaba un posible caso de [llámalecomoquieras, yo no voy calificarlo aqui] en el que alguien con un blog exigía algo a cambio de no publicar descrédito. Un montón de veces he leido y escuchado a directivos de frontoffice de hoteles comentar las amenazas de publicar comentarios desfavorables sobre el hotel si no obtienen favores en servicio, precio o atenciones.

En fin, lo dicho, que cada uno saque sus propias conclusiones.

Archivado en: 2.0, privacidad

Recognizr

A primera hora lo he leido en El Blog de Enque Dans, después en ALT1040, y hace poco rato tambien he visto que se habla de ello en otros medios. La realidad aumentada aplicada a las personas. Tecnicamente … mola, que duda cabe. Y visto desde el ojo de un geek es algo rotundamentemaravilloso.

Estoy hablando de Recognizr, la aplicación de The Astonishing Tribe, capaz de identificar personas y extraer su perfil -en principio- de una base de datos incorporada en la propia aplicación.

Pero en un mundo en el que lo primero que hacemos tras la adquisición de algo es intentar saltarnos sus protecciones, es obvio pensar que la información accesible por la aplicación va a ser sencillamente toda. A partir de ahi, el límite está en la imaginación y esta es libre.

Identificar a alguien con quien coincides en un lugar o con quien te cruzas, ejecutar la toma instantánea, lanzar a la Red junto con la toma el ‘qué, donde, cuando y con quien’ relativos a esa persona y recibir en tu dispositivo el expediente pedido en tiempo quasi-real puede generar controversia social.

Recuerdan que cuando finalizaba el siglo pasado apareció la ‘Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal’? (Que por cierto, está vigente) Trata[ba] de ficheros,, de diferentes categorías de información (administrativa, financiera, clínica), y de como esa información debía ser custodiada. Pero que ocurre si cada uno de nosostros nos convertimos en un registro de base de datos (andante) accesible a cualquiera que lleve la herramienta?

Archivado en: 2.0, privacidad

twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

del.icio.us ...