jaime roca. (old)blog

experiencias, reflexiones, opinión, y mas.

mas …

Si facebook fuera un estado sería -por número de habitantes- el tercero del mundo. Y si Internet fuera un estado, la actual movida sobre la privacidad sería una cuestión de estado.

La cuestión ya no es solo “cosa de geeks”, ya es tema de portada en  Time, y también habla de ello el WSJ de hoy. Ya no es algo que preocupa solo a quienes están metidos en el ambiente. Ya es algo que está siendo tema de conversación incluso para quinenes no creían que algo asi les afectaba.

Como usuario tengo claro que la decisión de qué información cedo y con que alcance la cedo, quiero que siga siendo mia. Es un derecho legítimo.

Pero como usuario también tengo claro que quiero seguir disfrutando de la mayoría de servicios de los que disfruto ahora sin pagar por ello.

Nos parece que en Internet casi todo es gratis, y a menudo olvidamos que en la vida casi nada es gratis. Vivimos en la economía de la atención, una economía en la que no solo el dinero tiene valor, también lo tienen la atención y la información. Para muchos de nosotros el conflicto no está en ceder la información, está en que se nos arrebate el control sobre esa cesión. Y facebook está (y lo ha estado mucho mas) lleno de fisuras por donde ese control es arrebatado a los usuarios, desde las galletas de la tontuna a los tests de varios tipos.

Ya lo he dicho otras veces, soy partidario de la sociedad de la transparencia, elegida, no impuesta. Claro que deposito mis datos en la Red, pero nadie es quien para apoderarse ellos y junto con los de millones de otros usuarios, sean usados como moneda de cambio.

Si de toda esta movida arranca un debate que nos permita llegar a un punto de entendimiento … bien !

Anuncios

Archivado en: 2.0, atencion, facebook, privacidad, vida digital

La atención, un bien escaso

Es un problema que tiene dos vertientes. Por un lado la publicidad sigue siendo publicidad, con lo que ella representa, sobre todo en los formatos mas intrusivos. Pero por otro lado no podemos dejar de tener presente que estamos viviendo -sobre todo en lo concerniente a Internet- en la economía de la atención.

La publicidad que a menudo aparece en las ediciones online de bastantes periodicos es una muestra a seguir si lo que pretenden es tocar las pelotas de los lectores hasta la exasperación. Otros formatos son menos exasperantes y algunos incluso no molestan. Pero en general, la publicidad existente es descendiente directa de la que existe en otros medios ‘desde toda la vida’ y generalmente nos viene impuesta, lo que hace que la mayoría de usuarios utilicen medios a su alcance para evitarla.

Y está la otra vertiente: Internet es algo asi como el pais de lo gratis y abundante, con abundantes periodicos donde leer las noticias, abundantes redes sociales donde relacionarse con los amigos y hacer de nuevos, buscadores que nos devuenven respuestas en menos tiempo del que tardamos en formular la pregunta, etc etc. Y casi todo gratis, o al menos, nos lo parece. Pero en la economía de la atención nada es realmente gratis, aunque no lo paguemos con dinero. La publicidad es el contravalor de esa moneda de cambio que es la atención. De hecho, ya sabemos como va en bastantes sitios: o modalidad de pago o modalidad con anuncios.

Pero que ocurre cuando un servicio es puesto en el mercado online en la modalidad ‘con publicidad’ y aplicamos las contramedidas puplicitarias? Ya sabemos lo que ocurre, que hacemos menos atractiva la existencia para quien nos proporciona el servicio, con lo que ponemos en peligro la existencia del propio servicio.

En Internet la atención es el recurso escaso (y a menudo lo hacemos mas escaso), e Internet necesita un nuevo modelo de publicidad online. Pero entretanto, haremos bien si atribuimos valor a nuestra atención.

De una lectura de ars technica.

Archivado en: atencion, publicidad

twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

del.icio.us ...