jaime roca. (old)blog

experiencias, reflexiones, opinión, y mas.

La conversación sigue

Siguiendo con la conversación, y al hilo del viral que Greenpeace lanzó hace unos dias sobre Nestlé, su KitKat, el aceite de palma, del que ayer hable, hoy leo en news.cnet.com este comentario sobre la repercusión que la difusión de este viral está teniendo en gran parte de la Red.

Twitter y Facebook recogen parte de esta explosión de opiniones, generalmente en contra de estos hechos y poco en defensa de la marca. En la página de fans en facebook hay un auténtico torrente de comentarios, en twitter también con varios hashtags, aunque en twitter por la propia naturaleza del medio la permanencia de los comentario es mas efímera. Además hay otra cuestión: crear una página de fans es facilisimo y demostrar derecho a usar la marca o nombre comercial es -en el caso de facebook, un proceso muy débil

Obviamente este tipo de hechos dejan bien patente la necesidad de estar en la conversación, pero no solo eso, también es necesario que las empresas estén preparadas para gestionar este tipo de crisis, que se las conoce como crisis de reputación online. En mi opinión no es una denominación afortunada, pero es la que está en uso para estos casos.

Lanzar un viral es gratis, el uso de las redes sociales es gratis, la propagación de este tipo de noticias, comentarios o rumores acostumbra a ser rápida y genera mucho eco. Esta vez ha sido Greenpeace explicando un hecho, que además parece que disparó una decisión fulminante por parte de Nestlé de prescindir del proveedor implicado en los hechos. Pero -casi- cualquier organización puede hacer algo parecido, y que lo haga con hechos o que lo haga con opiniones es secundario a efectos de la eficacia del ataque.

Construir un posicionamiento es caro, lento y laborioso, pero una tormenta de este tipo puede tirar por la borda un considerable presupuesto y meses -o años- de esfuerzo. Me hace pensar.

Anuncios

Archivado en: 2.0, empresas, facebook, sociedad, twitter

La conversación

Hoy he leido dos noticias que me parece que son un buen indicio de que el mundo corporativo va asumiendo la necesidad de estar en la conversación.

A mediodia leo sobre la reacción de Nestlé ante un viral que Geenpeace distribuyó informando del coste no sostenible en que incurría unn proveedor de materia para la producción de KitKat.

Hace un par de horas leo que el consejero delegado de BA se disculpa ante los pasajeros en vídeo de Youtube por las repercusiones que para sus pasajeros (sus clientes) está teniendo la huelga que afecta a la compañía.

Supongo que cada dia, hechos como estos irán siendo menos excepcionales y mas cotidianos. Esto es la conversación, y me parece buena cosa que las compañías -no importa lo grandes que sean- vayan entrando en ella.

Archivado en: 2.0, economia, empresas, sociedad

Las redes sociales ¿paraiso de las inteligencias?

En ALT1040 leo El FBI usa perfiles falsos en las redes sociales para encontrar criminales.

De manera mas o menos regular es fácil encontrar en periódicos y blogs noticias -casi siempre escandalizantes- sobre el asunto.

Creo que no debería extrañarnos. La vida de siempre se está replicando en Internet, y aquellos elementos que han venido siendo utilizados para un funcionamiento mas o menos normal forman parte de esa réplica. Y yo no llamaría a eso ‘perfiles falsos’, mas bien perfiles de incognito. ¿llamarías ciudadano falso a un agente que en el lado presencial de la sociedad va de paisano para hacer su trabajo? Es mas, teniendo en cuenta que Internet proporciona al individuo que tiene intención de hacer daño, una capa de impunidad mas usable que la que generalmente hay en el lado presencial, veo lógica esa respuesta. Y otras.

Es cierto que ese proceso de replicación (o de traslado) hacia el lado digital va a distintas velocidades, y por lo tanto veo comprensible que haya quien lo asuma de manera natural y haya quien se escandalice ante ese tipo de noticias, pero si -también- estamos trasladando a Internet zonas de conflicto, es lógico que traslademos -o implementemos- las respuestas adecuadas.

Archivado en: redes sociales, seguridad en Internet, sociedad

La seguridad

En El Pais de ayer aparecía esta entrevista a un oficial del CNI que está al cargo del Centro Criptológico Nacional.

La entrevista en si es bastante llana, lo que dice el entrevistado es -en buena medida- lo imagibale desde una base de sentido común si se conoce medianamente la Red.

Pero creo que aporta un punto de arranque de reflexión, sobre todo en momentos como estos, en que a una gran parte de la población que es usuaria de Internet le parece que los problemas mas graves que actualmente tiene Internet están relacionados con las descargas, los derechos de autor y con si una página de enlaces puede ser cerrada sin orden judicial o no. Y no digo que esto que acabo de nombrar no sea importante, digo que otras cosas que también son importantes parecen no preocupar a -practicamente- nadie.

Pero en cualquier caso está claro que publicar datos sobre esta realidad es un buen primer eslabón para concienciar a la población sobre este tema. Estoy de acuerdo con lo que se afirma en la entrevista en relación a los hábitos relajados la privacidad de los datos y la seguridad d elos sistemas por parte de la población.

Archivado en: seguridad en Internet

@taxioviedo

Es que me cuesta creerlo, pero está ahí.

Todo ha empezado al leer un tweet de @edans que reproduzco: “edans Recién llegado a Asturias, y recién recogido por @taxioviedo 🙂“. Le doy y aparece la página de twitter de @taxioviedo, con mas de mil usuarios a cada lado, y con esta “Bio CONTRATA TU TAXI POR MD No hago cosas extraordinarias sino cosas ordinarias de forma extraordinaria Mail: contacta@taxioviedo.com tlfo615980000“.  Con un click vas de su twitter a su página, y con otro, de esta a su blog. Después miro el fondo de su pagina (la de twitter) y como el tio ha creado el fondo con twilk veo un montón de caras conocidas.

El límite está en la imaginación, es cierto, aqui y en todas partes. Y a veces uno encuentra historias como esta en lugares por los que no empezaría una búsqueda para hallarlas.

Enhorabuena, @taxioviedo.

Archivado en: 2.0, twitter, vida digital

Relaciones digitales

Hoy he leido un tweet en el que se pregunta “¿Aceptáis/Invitáis a gente que no conocéis de NADA en LinkedIN, FB, etc?“. Mi respuesta es: “si se dan ciertas condiciones, naturalmente que si.”. Y con ciertas circunstancias me refiero a cosas como: si tenemos amigos comunes, si compartimos areas de intereses profesionales, si coincidimos en algunos eventos presenciales, etc. Y si está en redes sociales seguro que tiene un rastro, y que habla de la persona. Ese cúmulo de cosas construyen un pseusoperfil -instintivo, claro- que te hace ver rápidamente si si o si no. Y tampoco es que sea necesario un gran rigor de selección, hablamos de redes sociales, donde lo relevante no es si eres o no contacto de alguien, lo relevante la relación que se va tejiendo a partir de. Con los distintos niveles de cercanía con que uno gestiona esas relaciones digitales.

No soy nada partidario del criterio “solo acepto a personas que conozco”, creo que eso vulnera la misma esencia de las redes sociales, que creo que para lo que mas sirven es para conocer personas interesantes con quienes se comparte algo. Y que por otros medios es bastante difícil coincidir y conocerlas. Estén donde estén. Para mi las redes sociales no son un espejo de lo que ya existe en mi vida basada en el contacto presencial. Esto no significa que acepte todas las peticiones ni que vaya pidiendo vínculo a diestro y siniestro, casi siempre se dan algunas de esas condiciones, casi siemnpre.

Tengo claro que de haber actuado con criterio restringido en el universo digital me hubiera perdido el conocer a personas con quienes actualmente comparto verdadera amistad.

Archivado en: redes sociales, vida digital

Microsoft Courier

Esto es una muestra de algo que aun está en fase de definición y de conceptualización. Puede que el resultado se le parezca o difiera, pero lo realmente significativo es la tendencia. Está naciendo una nueva era, en la que los teclados mecánicos cada vez estarán menos presentes mientras las pantallas captan las órdenes del usuario.

El hecho de que sea Microsoft quien está llevando a cabo este desarrollo es algo que personalmente valoro como algo muy positivo. Esteve Ballmer explico hace unos días que Microsoft está moviendo el foco hacia la nuve, mencionó que actualmente ya un 70% del personal de desarrollo está trabajando para ese escenario y esperan llegar en un tiempo razonable al 90%. Creo que Internet necesita que exista un cierto equilibrio de fuerzas, que asegure que Google no está solo organizando el universo digital.

Archivado en: dispositivos, microsoft, mobile

Limpiar la reputación en Internet puede costar hasta 50.000 euros

Hace unos días leía en EcoDiario una entrada en la que se afirma que limpiar la reputación en Internet puede salir por unos cincuenta mil euros.

Estamos en tiempos en que conceptos como branding, reputación online, identidad digital, visibilidad, relevancia, etc etc, son valores indiscutibles. O casi indiscutidos.

A veces, toda esta movida puede llegar a transmitir la falsa impresión de que en Internet, paracer puede llegar a ser mas importante que ser, que importa mas lo que pareces que lo que eres.

Si el camino por el que andamos es el que se desprende del artículo de marras, pues apañados vamos.

No puedo entender que se le llame ‘limpiar la reputación’ a algo tan […] como tapar la basura a base de nuevos vertidos, pero sin ser capaces de hacerla desaparecer.

Si existe una secuencia -facilmente implementable- para ensuciar una reputación y posteriormente para reducir esa capa de suciedad, esa secuencia es traducible a dinero (50.000 euros, por decir algo leido) y todo el proceso se puede ejecutar desde un teclado, con riesgo bajo, a distancia, en un marco de casi impunidad propiciado por un vació legal también casi absoluto, pues que cada uno saque sus propias conclusiones.

En mi opinión limpiar la reputación es otra cosa. Otra cosa que no es factible -salvo casos extremos- en el marco actual, en el que la mayoría de las veces no pasa nada, pase lo que pase, y algunas veces la sorpresa y el estupor salta a las páginas de los navegadores, como ocurrió con la sentencia a personal de Google en Italia.

A menudo en twitter leo en 140 caracteres un argumento de queja, seguido de los hashtags #marca (la que sea) y #reputationdown. Hace no muchos días Palmira reproducía un post en el que se comentaba un posible caso de [llámalecomoquieras, yo no voy calificarlo aqui] en el que alguien con un blog exigía algo a cambio de no publicar descrédito. Un montón de veces he leido y escuchado a directivos de frontoffice de hoteles comentar las amenazas de publicar comentarios desfavorables sobre el hotel si no obtienen favores en servicio, precio o atenciones.

En fin, lo dicho, que cada uno saque sus propias conclusiones.

Archivado en: 2.0, privacidad

La atención, un bien escaso

Es un problema que tiene dos vertientes. Por un lado la publicidad sigue siendo publicidad, con lo que ella representa, sobre todo en los formatos mas intrusivos. Pero por otro lado no podemos dejar de tener presente que estamos viviendo -sobre todo en lo concerniente a Internet- en la economía de la atención.

La publicidad que a menudo aparece en las ediciones online de bastantes periodicos es una muestra a seguir si lo que pretenden es tocar las pelotas de los lectores hasta la exasperación. Otros formatos son menos exasperantes y algunos incluso no molestan. Pero en general, la publicidad existente es descendiente directa de la que existe en otros medios ‘desde toda la vida’ y generalmente nos viene impuesta, lo que hace que la mayoría de usuarios utilicen medios a su alcance para evitarla.

Y está la otra vertiente: Internet es algo asi como el pais de lo gratis y abundante, con abundantes periodicos donde leer las noticias, abundantes redes sociales donde relacionarse con los amigos y hacer de nuevos, buscadores que nos devuenven respuestas en menos tiempo del que tardamos en formular la pregunta, etc etc. Y casi todo gratis, o al menos, nos lo parece. Pero en la economía de la atención nada es realmente gratis, aunque no lo paguemos con dinero. La publicidad es el contravalor de esa moneda de cambio que es la atención. De hecho, ya sabemos como va en bastantes sitios: o modalidad de pago o modalidad con anuncios.

Pero que ocurre cuando un servicio es puesto en el mercado online en la modalidad ‘con publicidad’ y aplicamos las contramedidas puplicitarias? Ya sabemos lo que ocurre, que hacemos menos atractiva la existencia para quien nos proporciona el servicio, con lo que ponemos en peligro la existencia del propio servicio.

En Internet la atención es el recurso escaso (y a menudo lo hacemos mas escaso), e Internet necesita un nuevo modelo de publicidad online. Pero entretanto, haremos bien si atribuimos valor a nuestra atención.

De una lectura de ars technica.

Archivado en: atencion, publicidad

twitter

del.icio.us ...