jaime roca. (old)blog

experiencias, reflexiones, opinión, y mas.

Espiar el e-mail del trabajador puede ser delito

Pero supervisar el de la empresa no.

Leo en Baquia que la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a dos directivos del Colegio Oficial de Agentes de Propiedad Industrial por vulneración de la intimidad personal en la variante del derecho al secreto de las comunicaciones. En el auto se dice que, al acceder efectivamente a mensajes privados remitidos por la denunciante, se podría estar incurriendo en un delito de descubrimiento y revelación de secretos.

Hace casi cinco años el Deutsche Bank, en un caso similar fue absuelto y el despido declarado procedente. Pero no se si los casos son similares, porque, y ahí veo yo la cuestión, ¿que es un mensaje privado? A mi el sentido común me dice que un mensaje privado es un mensaje que ha sido enviado desde, o a, una cuenta asignada inequívocamente a una persona. Otra cosa es un mensaje enviado desde, o a, una cuenta funcional, departamental, u otra variante corporativa.

Visto el tema con sentido común, si la compañía permite cuentas de correo electrónico del tipo nombre.apellido@compañia.com, o incluso napellido@compañia.com, está implícitamente autorizando el uso de la herramienta para uso personal, además del laboral.

Pero si la compañía aplica el criterio de abrir solamente cuentas de correo electrónico del tipo ventas@compañia.com, otecnica@compañia.com, etc, entonces no creo que pueda considerarse que los mensajes dirigidos a esas cuentas puedan contener información personal y privada. Un caso extremo que raya el límite de lo absurdo sería considerar privado un mensaje que alguien de la compañía se hace enviar a la cuenta info@compañia.com.

El tema es ciertamente complejo, y algunas compañías están incluyendo cláusulas al respecto en los anexos de sus contratos de trabajo para evitar este tipo de problemas. Pero no deja de llamarme la atención que a estas alturas no haya aun ni jurisprudencia ni normativa sobre el tema ¿O sí las hay?


{este es un post traido desde una plataforma anterior que ya no está operativa, y los comentarios -si los hubo- están integrados en el propio post, mas abajo}

Technorati:

| email | intimidad | intromision |
Viene de:

Sigue en:

Permalink, Comentarios & Trackback:

22/01/07 – 00:31 – Roger Schultz
Estimado, jurisprudencia al respecto hay y mucha, por lo menor an la Argentina, lo mas claro sobre esto es que el empleador debe informar al dependiente (empleado) que el e-mail puesto a su disposición no es para uso personal y que será leído por terceros, caso que el empleado no esté fehacientemente notificado de esta circunstancia, no hay posibilidad de violar el secreto de las comunicaciones ya que el e-mail se equipara con la correspondencia epistolar.
En el Newsletter de la Asoc. Argentina de Dirigentes de sistemas publiqué un artículo al respecto que puede llegar a evavuar sus dudas al respecto:
http://www.aads.org.ar/detalle.php?id=60
Saludos cordiales y excelente blog!

Roger Schultz

Archivado en: Internet en el trabajo, privacidad

Yo tampoco podría vivir en otro lugar

Leo estos días algunos posts y artículos (Enrique Dans en Libertad Digital, abriendo juego abriendo mundos, el mercurio) sobre si poder o no poder vivir SIN Internet. Leo también alusiones a la vida virtual v. la vida real.

Bueno, pues estoy de acuerdo, pero mas. Me explico: podemos vivir CON Internet o podemos vivir EN Internet. Y los que vivimos en Internet, puede que sí, que llevemos una doble vida, pero puede que no. Y de hecho creo que no. Que también andemos y conduzcamos por la calle, que mantengamos entrevistas, que hablemos por teléfono, etc. no significa que estemos en la vida real en contraposición a la virtual.

De entrada me parece que ya no ha lugar a clasificar la vida o las vivencias entre virtuales o reales; para mi lo virtual es tan real como lo real. Lo diré de nuevo: para mi lo digital es tan real como lo presencial. Mi vida es digital: compro en el super por Internet, a la oficina de mi banco hace meses que no pongo los pies, mis impuestos los pago por Internet, a mis clientes les envío (bueno, yo no, mi sistema) los avisos de factura por email y quedan colgadas en su página de mi extranet de clientes, ellos me hacen llegar peticiones de servicio a traves de esa extranet, y cuando son urgentes me llega un SMS al móvil, tras lo cual me conecto a mi intranet aunque sea desde mi PDA. Ahora que recuerdo, ni me acuerdo de cuando deje de tener impresoras, pero lo que si se, es que ni una sola vez las he echado en falta. Ni los bolis. Eso si, cuando me quitaron en un restaurante mi PDA (con las debidas precauciones de encriptación y audestrucción de información sensible), a las dos horas estaba utilizando otra idéntica y con todo el contenido debidamente restituido.

Es que si no tengo conexión a Internet, me siento como el del chiste cuando sale de casa tan temprano que aun no le han puesto la carretera. Para eso también tengo mis precauciones redundantes (hasta que esté aqui FON, claro).

De todas formas, a veces reflexiono sobre los aspectos negativos de eso. Y no me refiero a aquello de que “Internet te hace perder el contacto con las personas”, no. Porque Internet no te hace perder eso. Te cambia una forma de relacionarte por otra, y, desde luego, te cambia las distancias por espacio, y eso no tiene precio (para todo lo demás . . . ).

Los aspectos negativos que yo veo son, por una parte la escasa eficacia en los criterios de clasificación de la información y de las herramientas para su recuperación. Si, Internet es, hoy por hoy y en gran medida, información. Pero no tanto, conocimiento. En ocasiones es desesperante la cantidad de pasos y filtros que hay que ir poniendo en los criterios de búsqueda de los buscadores para hallar aquello que realmente buscamos. Los buscadores siguen siendo rapidísimos pero demasiado tontos. El otro aspecto negativo es la brecha social que ya se está abriendo entre los desenvueltos y los otros en el medio, aquellos que piensan que con mas de 40 ya no están a tiempo, aquellos que cuando ven a sus hijos ante el ordenador se sienten orgullosos y al mismo tiempo ineptos irrecuperables, aquellos que aun teniendo hijos infantes o adolescentes creen que pagar por una conexión a Internet es un gasto no necesario, etc.

Ambos aspectos hacen que aun muchas personas se pregunten aun ‘para que necesito yo Internet?’ Personas con una vida que muchos calificarían de real, pero no, ya no es una vida real. Es una vida residual. La real, cada vez mas, es la otra, la digital.


{este es un post traido desde una plataforma anterior que ya no está operativa, y los comentarios -si los hubo- están integrados en el propio post, mas abajo}

Technorati:
| Vida digital | Vida real | Vida virtual |
Viene de:

Sigue en:

Permalink, Comentarios & Trackback:

24/11/05 – 18:57 – carmen salvador tena
¿Información o comunicación?
“La real, cada vez más es la otra, la virtual”.
Sr, Roca, afirmación escalofriante por la rotundidad, eso me recuerda a otros tiempos en los que leía y me aterraba con Orwell y mucho antes con “Un mundo feliz”.Creo que habría que matizar en el vocabulario al hablar de comunicación, pues el mundo virtual nunca sustituirá el gesto, la mirada del interlocutor y esto, en el mundo de los negocios, sin ser economista, creo que es importante, siempre el factor humano es importante.La información es vital, a veces, pero el ser humano la puede manipular.
No digamos si la comunicación interpersonal de otro tipo….

carmen salvador tena

Archivado en: Internet

twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

del.icio.us ...